viernes, 17 de febrero de 2012

La NBA ahora es Jeremy Lin

La historia de este basquetbolista estadounidense de origen taiwanés es la típica historia del “sueño americano”. Hasta hace dos semana era un jugador de la banca en los New York Knicks y ahora está en boca de todos: incluso el presidente Barack Obama ha hablado de él.

¿Y de qué se trata toda esta Linsanity (el juego de palabra jutando el apellido de Jeremy junto con loucra en inglés). Posiblemente se trate de una manera de levantar al llamado deporte de los gigantes (después de una huelga que casi pone en peligro el desarrollo de esta temporada) con una figura que apareció, prácticamente de la nada.

En La Vanguardia escribe del fenómeno: De último de la fila a brillar bajo los focos de Broadway en sólo cuatro días. El base Jeremy Lin, de los New York Knicks, ha explotado en su segunda temporada en la NBA aprovechando las ausencias de Carmelo Anthony, lesionado, y Amare Stoudamire, ausente por la muerte de su hermano.

Este joven de 23 años, estadounidense de origen taiwanés, ha firmado auténticos recitales en las cuatro victorias consecutivas de su equipo ante New Jersey Nets (25 puntos, 7 asistencias y 5 rebotes), Utah Jazz (28 puntos y 8 asistencias) y Washington Wizards (23 puntos, 10 asistencias y cuatro rebotes) y ante Los Angeles Lakers de Pau Gasol este madrugada (38 puntos, 4 rebotes y 7 asistencias).

En esos cuatro duelos en los que ha sido titular, ha participado una media de 39 minutos por encuentro con una notable eficacia (58%) en el tiro de dos puntos, aunque le falta reforzar su lanzamiento desde la larga distancia. "Posee unas cualidades que son reales y no van a cambiar", ha asegurado su entrenador, Mike D'Antoni. "Tiene visión, velocidad y conoce el juego. Con esas virtudes pienso que cada vez será mejor", añade el técnico.

Nacido en Palo Alto (California) el 23 de agosto de 1988 y graduado en la Universidad de Harvard, la trayectoria de Lin hasta esta semana había sido muy discreta. Era un jugador de refresco, que disputaba menos de 10 minutos por partido y anotaba poco. O muy poco, ya que nunca como profesional había llegado a los 10 puntos.

Lo que hace Jeremy Lin tiene implicaciones que va más allá del deportes: tiene incluso efectos económicos y hasta raciales. Es un jugador que habrá quie seguirle los pasos. Y ver si de verdad será un jugador que marque la diferencia.

Mientras, está infografía y un video (con los 38 puntos antes los Lakers) que muestran a la nueva estrella de la NBA:



No hay comentarios:

Publicar un comentario