domingo, 5 de septiembre de 2010

Cosas sobre el cerebro femenino (1)

"No hay un cerebro unisex", dice la neuropsiquiatra Louann Brizendine del la Universidad de California en San Francisco autora de El cerebro del hombre. Y así como señaló que el cerebro masculino tarde 1/5 de segundo en “bucear” a una mujer, ahora le toca el turno al funcionamiento del cerebro femenino.

Y hay diferencias interesantes: la intuición es cierta; ser madre o estar embarazada, afecta el cerebro femenino y siempre quieren respuestas…

Aquí cinco (de las diez), cosas del cerebro femenino que debemos saber:

10.- Le encanta el riesgo durante la edad madura

Una vez que el cambio hormonal ha terminado y el cuerpo se mueve a su fase "avanzada", el cerebro femenino obtiene un segundo aire. Mientras que los hombres empiezan a mostrar mayor interés en las relaciones, la mujer madura está dispuesta a tomar riesgos, sobre todo si ya los hijos están grandes y fuera de la casa.

Se sienten más motivadas a ayudar a los demás, y puede sentir un fuerte deseo de hacer más cosas por sí misma y su carrera, después de décadas de estar pendiente de la familia, explica Brizendine.

Por supuesto, no todas las mujeres reaccionarán igual, pero para muchas mujeres de más de 50 años, se caracterizan por un mayor "entusiasmo" por la vida y un gran apetito por la aventura.

9.- Dos veces a la adolescencia

Nadie quiere pasar por la adolescencia de nuevo. Sus cambios físicos y las fluctuaciones hormonales no sólo crean cambios de humor y el malestar físico, sino insistentes preguntas acerca de la identidad también. Pero las mujeres viven una "segunda adolescencia" con la perimenopausia: se inicia alrededor de los 43 años y alcanza su cima a los 47 ó 48 años de edad. (Hormonas de los hombres también cambian a medida que envejecen, pero no tan bruscamente.) Además de los períodos irregulares y sudores nocturnos, las hormonas de la mujer durante esta transición están tan enloquecidas como cuando la adolescencia.

8.- “Cerebro mamá”

Los cambios físicos, hormonales, emocionales y sociales que enfrenta una mujer después del parto pueden ser monumentales. "Y porque todo ha cambiado, ella necesita que todo sea lo más predecible posible, incluido el marido”, dice Brizendine.

En el transcurso de la evolución, era raro que nuestros antepasados hayan sido mamás a tiempo completo, continúa Brizendine, porque siempre había familia alrededor para ayudar con la crianza de los hijos. Y una madre necesita mucho apoyo, no sólo por su propio bien, sino para el niño también. Su capacidad para responder adecuadamente afecta al niño en su desarrollo del sistema nervioso y el temperamento.

Una forma en que la “Madre Naturaleza” ayuda es a través de la lactancia materna. Un estudio encontró que la lactancia puede ser más gratificante para el cerebro femenino que la cocaína (Investigación publicada en el Journal of Neuroscience, 2005).

7.- “Cerebro de embarazada”

La progesterona aumenta 30 veces en las primeras ocho semanas del embarazo, causando que la mayoría de las mujeres estén como sedadas, apunta Brizendine. "La progesterona es una gran pastilla para dormir".

El cerebro también se contrae durante el embarazo, llegando a ser 4% menor en el momento del parto, según un estudio de 2002 publicado en el Diario Americano de Neurorradiología. (No se preocupes, vuelve a su tamaño normal a los seis meses después del parto).

Si ha causado controversia que el embarazo causa en las mujeres un cambio de manera de pensar: un estudio reciente relaciona problemas de memoria con las hormonas del embarazo, algunos investigadores han sugerido que estos cambios preparan los circuitos del cerebro que van a dirigir el comportamiento maternal.

6.- Se “desactivan” sexualmente

Para que las mujeres se exciten, y sobre todo para tener un orgasmo, ciertas áreas del cerebro tienen que estar inactivas. Y cualquier cosa las activas y entonces el deseo sexual es el que se “apaga”: una mujer puede rechazar los avances de un hombre porque está enojada, tiene sentimiento de desconfianza o, incluso, porque el individuo en cuestión tiene los pies fríos.

El embarazo, el cuidado de los niños pequeños y la menopausia también puede resultar “apagadores” del deseo sexual (aunque algunas mujeres experimentan un renovado interés en el sexo después de los 50).
"Para los chicos, el preámbulo sexual es todo lo que sucede tres minutos antes de la penetración. Para las mujeres, es todo lo que ocurre 24 horas antes", aclara Brizendine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario